Mientras la cámara era cómplice de escenarios rotos, la tinta manchaba los cuadernos de recuerdos agrietados.